La Respuesta a tus Oraciones… “los otros”

*

*

Si quieres tener la certeza de que tus oraciones son contestadas ,

nunca dudes de un Hijo de Dios.

Si quieres conocer a Dios y Su Respuesta cree en mí cuya fe en ti es inquebrantable..

¿Cómo ivas a pedirle algo al Espíritu Santo sinceramente, y al mismo tiempo dudar de tu hermano?

Cree en la veracidad de sus palabras por razón de la verdad que mora en él.

Te unirás a la verdad en él,

y sus palabras serán verdaderas.

Al oírlo a él me oirás a mi.

Escuchar la verdad es la única manera de poder oírla ahora

y de finalmente conocerla.

*

*

El mensaje que tu hermano te comunica depende de ti.

¿Qué te está diciendo?

¿Qué desearías que te dijese?

Lo que hayas decido acerca de tu hermano determina el mensaje qué recibes.

*

Recuerda que el Espíritu Santo mora en él, y Su Voz te habla a través de él.

¿Qué podría decirte un hermano tan Santo excepto la verdad?

Mas ¿le escuchas?

*

Es posible que tu hermano no sepa quién es , pero en su mente hay una luz que sí lo sabe.

El resplandor de ésta luz puede llegar hasta tu mente,

infundiendo verdad a sus palabras

y haciendo posible el que las puedas oir.

Sus palabras son la respuesta que el Espíritu Santo te da a ti.

*

*

¿Es la fe que tienes en tu hermano lo suficientemente grande cómo para permitirte oír dicha respuesta?

*

*

No puedes rezar sólo para ti , de la misma manera en que no puedes encontrar dicha sólo para ti.

La Oración es la re-afirmación de la inclusión dirigida por el Espíritu Santo de acuerdo con las leyes de Dios.

En tu hermano reside tu Salvación

El Espíritu Santo se extiende desde tu mente a la suya, y te contesta.

*

*

No puedes oir la Voz que habla por Dios sólo en ti, porque no estás solo.

*

No podrás  saber la confianza que tengo en ti a no ser que la extiendas.

¿Habría creado Dios una Voz que fuese sólo para ti?

¿Cómo podrías oír Su Respuesta excepto cuando el Espíritu Santo responde a todos los Hijos de Dios?

Oye de tu hermano lo que quisieras que yo oyese de ti,

pues tú no querrías que yo fuese engañado.

*

*

*

Al igual que Dios , yo te quiero por razón de la verdad que mora en ti.

Tal vez tus engaños te engañen a ti, pero a mí no me pueden engañar.

Puesto que sé lo que eres, no puedo dudar de ti.

Oigo sólo al Espíritu Santo en ti,

Quien me habla a través de ti.

Si me quieres oír , oye a mis hermanos en quienes la Voz que habla por Dios se expresa.

La respuesta a todas tus oraciones reside en ellos.

Recibirás la respuesta a medida que la oigas en todos tus hermanos.

No escuches nada más, pues de lo contrario, no estarás oyendo correctamente.

*
*
*

Te contestarán si aprendes a pedirles solamente la verdad.

No pidas bendiciones sin bendecirlos,

pues sólo de esta manera puedes aprender cuan bendito eres.

Al seguir este camino estarás buscando la verdad en ti.

Esto no es ir más allá de ti mismo, sino hacia ti mismo.

Oye únicamente la Respuesta de Dios en Sus Hijos,

y se te habrá contestado.

*

*

*

No creer es estar en contra, o atacar.

Creer es aceptar, y también ponerse de parte de aquello que aceptas.

*
*

Creer no es ser crédulo, sino aceptar y apreciar.

No puedes apreciar aquello en lo que no crees ni puedes sentirte agradecido por algo a lo que no le atribuyes valor.

*

*

*

Por juzgar se tiene que pagar un precio porque juzgar es fijar un precio.

y el precio que fijes es el que pagarás.

*
*
*

Las Leyes de Dios son siempre justas y perfectamente consistentes.

Al dar, recibes.

Pero recibir es aceptar, no tratar de obtener algo.

*

*

*

Así pues, sólo puedes pedirle algo al Espíritu Santo dándole algo , y sólo puedes darle algo allí donde lo reconoces.

*

Si reconoces al Espíritu Santo en todos, imagínate cuánto le estarás pidiendo y cuánto habrás de recibir.

*
*

Él no te negará nada porque tú no le habrás negado nada a Él,

y de este modo podrás compartirlo todo.

Ésta es la manera y la única manera, de disponer de Su respuesta

porque Su respuesta es lo único que puedes pedir y lo único que puedes desear.

Dile, pues, a todo el mundo:

*

Puesto que mi voluntad es conocerme a mí mismo,

te veo a ti cómo el Hijo de Dios y como mi Hermano.

*

*

*

*

 

 

*[

Epílogo de Un Curso de Milagros

*

La Mirada de Cristo ha Bendecido al mundo
La Mirada de Cristo ha Bendecido al mundo. El mundo ha sido perdonado

*

*

Lecciones finales

*

Y si necesito una palabra de aliento, Él me la dará. Si necesito un pensamiento, Él me lo dará también.

Y si lo que necesito es quietud y una mente receptiva y serena, ésos serán los regalos que de Él recibiré.

Él está a cargo a petición mía.  Y me oirá y contestará porque Él habla en Nombre de Dios mi Padre y de

Su Santo Hijo.

*

*

Epílogo

1. Este curso es un comienzo, no un final. Tu Amigo te acompaña . No estás solo. Nadie puede llamarlo

en vano. Sean cuales sean tus problemas ten por seguro que Él tiene la solución y que gustosamente te

la dará sólo con que te dirijas a Él y se la pidas. Él no se negará a darte todas las respuestas que

necesites para cualquier cosa que parezca perturbarte. Él sabe cómo solventar todos los problemas y

aclarar todas las dudas. Su certeza es tuya. Tan sólo necesitas pedírsela, para que te sea dada.

 

2. Tu llegada al hogar es tan segura como la trayectoria que ha sido trazada para el sol antes de que

despunte el alba, después del ocaso y en las horas de luminosidad parcial que transcurren entremedias.

De hecho, tu camino es todavía más seguro. Pues es imposible cambiar el curso de aquellos que Dios

ha llamado a Su vera. Obedece, por lo tanto, tu voluntad , y sigue a Aquel a Quien aceptaste como tu voz,

para que te diga lo que realmente quieres y necesitas. Suya es la Voz que habla por Dios y también por ti.

Por lo tanto , Él habla de la libertad y de la Verdad.

*

3. Ya no se asignarán más lecciones específicas, pues ya no son necesarias. En lo sucesivo, oye tan sólo

la Voz que habla por Dios y por tu Ser cuando abandonas el mundo para buscar en su lugar la realidad

Él dirigirá tus esfuerzos , diciéndote exactamente lo que debes hacer, cómo dirigir tu mente y cuándo

debes venir a Él en silencio, pidiendo Su dirección infalible y Su Palabra certera. Suya es la Palabra que

Dios te ha dado. Suya es la Palabra que elegiste para que fuese la tuya propia.

 

4. Y ahora os pongo en Sus manos, para que seáis Sus fieles seguidores y él, vuestro Guía en toda

dificultad o dolor que consideréis real. Él no os dará ningún placer pasajero, pues sólo da lo bueno y lo

eterno. Dejad que Él os prepare aún más. Él se ha ganado vuestra confianza hablándoos diariamente de

vuestro Padre, de vuestro hermano y de vuestro Ser. Y continuará haciéndolo. Ahora camináis con Él,

tan seguros de vuestro destino como lo está Él; tan seguros de cómo debéis proceder como lo está Él; tan

seguros de la meta y de que al final la alcanzaréis como lo está Él.

 

5.El final es seguro, y los medios también. A esto decimos “Amén”. Cada vez que tengas que tomar una

decisión se te indicará claramente cuál es la Voluntad de Dios para ti al respecto. Y Él hablará por dios y

por tu Ser, asegurándose así de que el infierno no te reclame, y de que cada decisión que tomes te acerque aún

más al Cielo. Así es como hemos de caminar con Él de ahora en adelante , recurriendo a Él para que nos guíe, nos

brinde paz y nos ofrezca una dirección segura: El júbilo nos acompaña, pues nos dirigimos a nuestro hogar a través

de una puerta que Dios ha mantenido abierta para darnos la bienvenida.

 

6.A Él le encomendamos nuestros pasos y decimos “Amén”. continuaremos recorriendo Su camino en paz;

confiándole todas las cosas. Y esperaremos sus respuestas llenos de confianza, cuando le preguntemos cuál es la

Voluntad de Dios en todo lo que hagamos. Él ama al Hijo de Dios tal como nosotros queremos amarlo. Y nos enseña

cómo contemplarlo a través de Sus ojos y a amarlo tal cómo Él lo ama. No caminas solo. Los ángeles de Dios

revolotean a tu alrededor , muy cerca de ti. Su Amor te rodea , y de esto puedes estar seguro: yo nunca te dejaré

desamparado. 

*

*La llave para Despertar es dejar el especialísimo, lo cual te lleva a no juzgar nada ni , a nadie. La cerradura, Él Espíritu Santo: la Mente Sana que trasciende el programa del sueño

*

Es muy hermoso éste escrito pues no deja lugar a la soledad en nuestro camino:

Él (la Plenitud) nos ofrece la Certeza  de que la Enseñanza que nos lleva al Hogar que olvidamos,  se está dando de la manera más eficiente

¿Cómo no iba a ser así, siendo que Él Es la Sabiduría y tiene todo el Conocimiento, y todo el Amor?

*

*

Tal vez alguien ajeno a la enseñanza del Curso de Milagros, puede pensar que el escrito es elitista en el sentido de que excluye a los que no han realizado el Curso e invocado al Espíritu Santo.

En verdad no es así: cómo el Curso afirma una y otra vez , el Hogar nunca ha dejado de ser nuestro (de toda la filiación, hagan o no el Curso) ya que nunca lo abandonamos; sólo hay que Recordar.

*

*

Y para ello , los que así quieran pueden contar de forma consciente con la compañía del Espíritu Santo.

Ésta, hace el camino de recuerdo (de vuelta al Hogar) más corto, ya que la voluntad del ego (mente que se cree separada de la Divinidad Una) no interfiere.

*

La Voluntad del ego suele tener miles de dudas y siempre se preguntará qué es mejor y qué es peor, juzgando sin cesar desde una personalidad limitada (personajes);

en cambio quién se sabe dirigido por el Espíritu Santo en todos, tiene la Certeza de que todo es cómo debe de ser, y no duda ni juzga.

*

Aún así , todos (toda la filiación) tienen  asegurada la vuelta al Hogar , ya que en Realidad nunca dejamos de Ser lo que Somos.

Por tanto, quien decide cualquier otra Herramienta distinta al Curso de Milagros, incluso, los que decidan no tener en cuenta ninguna ,de todas formas llegarán.

La Meta es segura pues Es lo que Somos, más puedes escoger entre caminos más largos o más cortos.

El Curso de Milagros nos ofrece un camino más corto.

*

*

 

 

 

*