En cada paso ya he llegado

*

Aquí y Ahora

*

*

Un nuevo recordatorio a que conscientemente  sientas la Paz que eres antes que nada ;

sí, nada de lo que “crees” ser es lo que eres. 

Lo que eres no es una “creencia”, está más allá de todas ellas y tienes que “sentirlo”  en la Paz

*

Pego el último post de KHAAM-EL.

Comparto lo que siento bueno para todos, y  en el siguiente escrito del blog Encuentro Interior con la Infinitud del Ser    

nos volvemos a conectar -tras una guía que ya conoce- con nuestra fuente de inagotable Paz y Armonía,

la Divina Unicidad que nada juzga pues nada hay fuera de Ella.

 

*

*

*

 

   Pacifica tu ánimo y no transijas con excusas que quieren validar lo agitado.

No combatas contra tus dudas ni te dejes anonadar por ellas. Indaga. medita.

Sumérgete en conciencia con consciencia, con trasparente intención por la Verdad.

Vacíate de conceptos, rendido de corazón, abierto de mente, esperando presente, bien presente, la respuesta que acalla todas las preguntas que pudieran llegar a cuestionarse; esperando aquí y ahora esa claridad que desvanece toda posible oscuridad;

esperando sin desespero el término de los principios que acaban y el comienzo del final que eterniza;

esperando, en definitiva, vivenciar Todo Lo Que Es por la inevitable disolución de lo que sólo pareció ser.

Permanece presente. Ahonda en lo imperceptible,

no pretendas ser únicamente lo que percibes o te sentirás una entelequia que finge consistencia.

Sé de veras… libera a la consciencia de condicionamientos no condicionándote queriendo averiguar como llegaron a ella.

Nada hay que temer en lo sustancial, abandona lo superfluo. Confía.

Reposa en el presente y no te afanes por pretéritos que ya no son o por devenires inexistentes y constatarás la pureza inmutable de Ser.

Y, puesto que nada hay separado de la consciencia que Es, no signifiques tus juicios y erradicarás todo juicio simple y definitivamente.

   Rechaza todo rechazo… así rechazarás el conflicto en su mismísimo núcleo para abrazar la paz de espíritu, que es límpida fuente de gozo y bienaventuranza. Mora en la sólida vacuidad de lo inexpresable, de lo santo, de lo inefable, de lo impecable.

Vive liviano, sin apegos ni renuencias especiales.

Vacíate de todo aquello que se sentía carente y regresará la evidencia de la plenitud de Dios.

Y ahora, sencillamente, haz lo que tengas que hacer y no hagas lo que no tengas que hacer

y vive felizmente en paz con todos, con todo, contigo… ¡Bendiciones!

Al fin lo sin fin en un de nuevo lo innacido.

¡Aleluya! Allende la percepción egoica la Divina Unicidad resplandece inmaculada como antes de todo antes y como después de todo después…

Ahora estuvo siempre cualquier aparente problemática resuelta… sólo todo Pura Consciencia Bienaventurada. 

KHAAM-EL

*
*
*