Subjetividad absoluta

*

*

El dualismo que hacemos entre sujeto y objeto es ilusorio. Lo podemos demostrar con facilidad.

¿Es alguien capaz, en éste momento, de hallar un yo separado, un “sujeto” independiente  aparte de su “objeto”?

Al oír un sonido, ¿puede alguien oírse a sí mismo oyéndolo?

Al degustar algo, ¿se puede degustar al degustador?

¿Oler al oledor?

¿Tocar al tocador?

Al ver un árbol, ¿ puede uno también ver a quien lo ve?

Mientras uno piensa en todo esto, ¿puede hallar simultáneamente a un pensador que lo esté pensando?

¿No queda así claramente demostrado que no existe un sujeto independiente de los objetos?

En éste momento el lector es esta página leyéndose a sí misma.

*

*

Este estado de concienciamiento no dual permanentemente presente,

en el que el observador  es lo observado, es lo que denominamos Mente.

Tanto si somos conscientes de ello como si no lo somos, en realidad el sujeto nunca se separa del objeto;

la barreta no existe. Éste concienciamiento no dual es la “Subjetividad absoluta”

*

*

Cuando uno va más allá del sujeto relativo para encontrar este testigo, este supremo conocedor,

esta subjetividad absoluta, este perceptor, lo único que encuentra son objetos de percepción,

que es la indicación más clara de que el conocedor es uno con el universo que conoce.

*

La comprensión no dual es la propia Mente.

*

*

Lo que uno creía que era una separación entre uno mismo como “sujeto aquí” y el resto del universo como “objeto ajeno” es en realidad una ilusión sutil.

  El universo nunca se divide realmente en observador y observado, sino que el observador y lo observado están siempre unidos en el acto presente de la observación.

*

No hay razón alguna para no denominar el mundo real sólo Mente, sólo conciencia , o subjetividad absoluta,

ya que en realidad  la conciencia y el universo no son entidades independientes.

*

*

Ken Wilber

 

El Yo y la Subjetividad Absoluta

*

*

*

Unas aclaraciones de Ken Wilber:

Así como el modelo “no dual” de conocimiento es reconocido universalmente,

también lo es la metáfora de la Subjetividad Absoluta.

Cuando le preguntaron dónde se encontraba el Reino de los Cielos,

Jesucristo respondió: “en el interior”

El interior es precisamente , la fuente,

el testigo,

lo que los indues  denominan Atman,

el Supremo conocedor en todos y cada uno de nosotros,

que no es sino Brahma (para los indues), la única Realidad básica del universo;

de modo que al descubrir  dicho interior, ese Atman,

esa “Absoluta  Subjetividad”

todos podemos decir  “Yo y mi Padre somos Uno”

o como dice el Chandogya Upanishad 

“Eso que es la más pura esencia, que el universo entero tiene cómo su Yo.

Esa es la Realidad.

Eso es Atman .

Eso eres tú”

*

*

La Subjetividad Absoluta no es observada por nadie  fuera de ella, porque no hay nada fuera de Ella.

Tampoco puede ser observada por nadie separado de Ella porque no hay nadie separado de Ella. 

Ella da lugar a la Mente y Ésta lo contiene todo.

 No puede ser conceptualizada, ni medida cómo un objeto de nuestro mundo ilusorio.

 Por tanto no puede ser definida por un observador,

sólo es cognoscible por Ella misma. Ella es el Conocimiento.

Desde tu personaje nunca la podrás conocer , dado que es la identificación con éste personaje lo que te impide reconocerla.

*

*

*

Dice Sri Ramana Maharshi:

Dado que el Yo es pura consciencia , tiene Cognosciencia de todo,

es el último observador  (Subjetividad Absoluta);

todo lo demás : ego, mente, cuerpo, etc, no son mas que sus objetos;

por consiguiente, cada uno de ellos, a excepción del Yo o consciencia Pura,

es un mero objeto exteriorizado y no puede ser el verdadero observador.

Dado que el Yo no puede ser objetivizado al no poder ser conocido por otra cosa,

y dado que el Yo es el observador que ve todo lo demás,

la relación sujeto/objeto  y la aparente objetividad del yo sólo existe en el plano de la relatividad, y desaparece en lo Absoluto.

En verdad no existe más que el YO, que no es observador ni observado, ni está involucrado cómo sujeto ni como objeto.

*

 

El

El personaje con el que todos nos identificamos y denominamos “yo”   (objetivizado y conceptualizado)

no es más que un objeto que tu Mente contiene , al igual que contiene el mundo o universo ,

los cuales  objetivizas cómo separados de ti, cuando en realidad están contenidos en tu Mente.

*

*