El Universo : Un Huevo

**

*

*

*

*

Un cuento divertido, que te lleva a una reflexión rápida sobre el JUICIO,  y a la comprensión de la reiteración que  todas las religiones y filosofías espiritualistas han hecho sobre su absurdidad.
En el cuento de Andy Weir  queda  expuesto  el por qué del absurdo de juzgar, pues todos son Tu 😉

*

*

*

Por: Andy Weir
Traducción: Ponzonha

*

*

Ibas de camino a casa cuando moriste.
Fue en un accidente de coche como otro cualquiera. Nada especial, pero fatal de todas formas.
Dejaste una viuda y dos huérfanos. Fue una muerte indolora. Los servicios de emergencia hicieron lo posible por salvarte, pero fue inútil.
Tu cuerpo estaba tan destrozado que estás mejor así, créeme.
Y en ese momento es cuando me conociste.
“¿Qué? ¿Qué ha pasado? Preguntaste. “¿Dónde estoy?”
“Has muerto” dije tranquilamente, nunca me gustó suavizar las cosas.
“Había un… un camión y estaba derrapando…”
“Sí,” dije.
*

*

*
“Yo… ¿Estoy muerto?”
“Sí. Pero no te sientas mal. Todo el mundo muere.” Dije.
Miraste alrededor. No había nada. Solo tú y yo. “¿Qué es este lugar?” Preguntaste. “¿Es esto el más allá?”
“Más o menos,” dije.
“¿Eres dios?” Preguntaste.
“Sip,” Dije. “Soy Dios.”
“Mis hijos… mi esposa…” dijiste.
“¿Qué quieres saber?”
“¿Estarán bien?”
“Eso es lo que me gusta” Dije. “Acabas de morir y tu principal preocupación es tu familia. Eso es ser bueno”
*
*

*

Me miraste con fascinación. Para ti yo no tenía pinta de Dios. Aparentaba ser como cualquier otro hombre, o como una mujer.
A lo mejor una figura de autoridad. Más como un maestro de escuela que como El Todopoderoso.
“No te preocupes” Te dije. “Estarán bien. Tus hijos te recordarán como alguien perfecto en todos los sentidos. No tuvieron tiempo suficiente como para empezar a despreciarte.
Tu mujer llorará de puertas afuera, pero estará secretamente aliviada.
Para serte sincero, tu matrimonio se iba a pique. Si te sirve de consuelo, se sentirá culpable de ese sentimiento de alivio”.
*
*
*
“Oh” dijiste “¿Qué pasa ahora? ¿Voy a ir al cielo, al infierno o a algo así?”
“Nada de eso” dije. “Vas a reencarnarte”.
“Ah, o sea que los Hindúes aciertan”.
“Todas las religiones tienen razón, cada una a su manera” dije. “Demos un paseo”.
*
*
*
Me seguiste mientras caminábamos por el vacío.
“¿Adónde vamos?”
“A ninguna parte en concreto. Es que es agradable hablar mientras caminamos”
“Entonces… ¿Cómo va esto?” Preguntaste. “Cuando nazca estaré vacío ¿No? Un bebé. Todas las experiencias y todo lo que he vivido en esta vida no habrán importado”.
“¡De ninguna manera!” Te aseguré “Dentro de ti están todos los conocimientos y las experiencias de tus vidas pasadas. Lo que ocurre es que no los recuerdas”
*
*
*
Dejé de caminar y te cogí por los hombros. “Tu alma es más maravillosa, bella y grandiosa de lo que puedas imaginar.
Una mente humana sólo podría contener una pequeña fracción de lo que tú eres
 Es como meter el dedo en un vaso de agua para saber si está caliente o fría. Pones una parte de ti en el vaso y cuando la sacas ya tienes todas las experiencias que tenía”.
“Has estado en un humano durante los últimos 48 años, así que no te has desperezado todavía y no has sentido tu inmensa consciencia.
Si nos quedáramos aquí tiempo suficiente, empezarías a recordarlo todo. Pero no tiene sentido hacerlo entre cada vida”.
“Entonces, ¿Cuántas veces me he reencarnado ya?”
“Oh, muchas. Muchísimas. Y en muchas vidas diferentes”. Dije. “Esta vez vas a ser una campesina china en el 540 a. C.”
*
*
*
“¿Cómo? ¿Qué?”. Balbuceaste. “¿Me mandas atrás en el tiempo?”
“Bueno, supongo que técnicamente sí. El tiempo tal y como lo conoces sólo existe en tu universo.
Las cosas son diferentes de donde yo vengo.”
“¿De donde vienes?” Me preguntaste.
“Oh, bueno” expliqué. “Yo vengo de un sitio. De otro sitio. Y hay otros como yo.
Sé que te gustaría saber como es aquello, pero honestamente, no creo que lo entendieses”.
*
*
*
“Ah,” -estabas decepcionado- “Pero espera. Si me reencarno en otros sitios y en otras épocas, podría haber interactuado conmigo mismo en algún momento”.
“Sí, seguro. Pasa continuamente.
Y como cada una de las vidas sólo es consciente de sí misma, ni siquiera te enterarás de lo que está ocurriendo”
*
*
*
“¿Entonces cuál es el propósito de todo esto?
“¿En serio?” Pregunté. “¿En serio me preguntas cuál es el sentido de la Vida? ¿No es un topicazo?”
“Bueno, es una pregunta razonable” Insististe.
Te miré a los ojos. “El sentido de la Vida, la razón por la que he hecho todo este universo es para que crezcas”.
“¿Te refieres a la humanidad? ¿Quieres que maduremos?”
“No. Sólo tú.

*

*

*

He hecho este universo para ti.
Con cada nueva vida creces, maduras y te conviertes en un intelecto cada vez mayor y más grandioso”.
“¿Sólo yo? ¿Qué pasa con el resto de la gente?”
“No hay nadie más.” Afirmé.

*

*

*

“En este universo solo estamos tú y yo”.
Me miraste fijamente. “Pero el resto de la gente…”
“Todos tú. Diferentes reencarnaciones de ti”.
“¿Cómo? ¿Soy todo el mundo?”
“Ya lo vas entendiendo” Dije mientras te felicitaba con una palmada en la espalda.
*
*
*
“¿Soy cada ser humano que ha vivido?”
“Y que vivirá, sí”
“¿Soy Julio César?”
“Y también eres Marco Bruto” Añadí.
“Soy… ¿Hitler?” Dijiste con miedo.
“Y los millones a los que asesinó”
“¿Soy Jesús?”
“Y todos los que le siguieron.”
Te quedaste callado.
*
*
*
“Cada vez que torturabas a alguien” Te dije, “Te estabas torturando a tí mismo.
Cada acto de amabilidad que has tenido, ha sido por ti.
Cada momento feliz o triste experimentado por cualquier humano lo fue o será experimentado por ti”.
Te quedaste pensando largo rato.
“¿Por qué?” Me preguntaste. “¿Por qué haces esto?”
“Porque algún día, tu serás como yo. Porque eso es lo que eres.
Eres uno de mi especie. Eres mi hijo”.

*

*

*

“Guau,” dijiste incrédulo. “¿Quieres decir que soy un dios?”
“No. Todavía no. Eres un feto que todavía está creciendo.
Cuando hayas vivido cada vida humana posible, habrás crecido lo suficiente para nacer”.
“O sea que todo el universo no es más que…”
“Un huevo” Te respondí. “Ahora es el momento de que vayas a tu siguiente vida”.
Y te envié a tu destino.

*

*

*

 

 

Divinidad indivisible

 

 
 
 
 
*
*
*
 

 Cuando Dios, el Impronunciable, os pronunció, asimis­mo Él se pronunció en vosotros. Vosotros sois, por lo tanto, también impronunciables.

*
Dios no os dotó de ninguna fracción de Sí mismo, pues Él es indivisible, sino que os dotó de toda su divinidad, indivisible, impronunciable.

¿A qué mayor herencia podéis aspirar vosotros? ¿Y quién o qué puede impediros disponer de ella, sino vuestra propia timidez y ceguera?

*
En lugar de estar agradecidos por esa herencia y en lugar de procurar los medios para poder tomar posesión de ella, algunos hombres —¡ciegos e ingratos!— hacen de Dios una especie de estercolero al que arrojan sus dolores de muelas y de vientre, sus pérdidas financieras, sus que­rellas, sus venganzas y sus noches de insomnio.

*
Otros hacen de Dios su tesoro, donde esperan encontrar en todo momento lo que desean, dado que codician poseer todos los oropeles de este mundo.

*
Todavía existen otros que hacen de Dios el administra­dor de sus intereses particulares. Pretenden que Dios no sólo mantenga al día las cuentas de lo que poseen y de sus deudas, sino que también cobre lo que se les debe, consi­guiendo siempre un pingüe y generoso saldo a su favor.

*

*
Sí, son muchas y diversas las tareas que los hombres asignan a Dios. Muy pocos se dan cuenta de que si en ver­dad ellas estuviesen a cargo de Dios, Él las ejecutaría solí­cito y no necesitaría que ningún hombre Le incitase a hacerlo o se lo recordase.

*

*
¿Acaso le recordáis a Dios las horas en que debe nacer el Sol o ponerse la Luna?
¿Le recordáis que haga brotar a la vida el grano de trigo en aquel campo?
¿Le tenéis que recordar que aquella araña teja su tela?
¿Le tenéis que recordar la existencia de los polluelos del gorrión de aquel nido?
¿Acaso tenéis que recordarle las innumerables cosas que llenan este infinito universo?

*

*

¿Por qué presionáis sobre su memoria con las irrisorias necesidades de vuestros insignificantes seres?

*

¿Acaso os favorece menos que a los gorriones, al grano y a la araña?

*

¿Por qué no recibís, como ellos, vuestros presentes y os ocupáis de vuestras tareas, sin alaridos ni genuflexiones con los brazos extendidos, y sin buscar ansiosamente cono­cer el mañana?

*

¿Y dónde está Dios para que necesitéis gritarle, en Sus oídos, vuestros caprichos y vanidades, vuestras alabanzas y vuestras quejas?

¿No está Él en vosotros y en todo lo que os rodea?

¿No está Su oído mucho más próximo a vuestra boca de lo que está vuestra lengua de vuestro paladar?

*
*
 

No elevéis a Dios vuestras innumerables preocupacio­nes y esperanzas. No Le pidáis que os abra las puertas de las que Él os dio las llaves.

*

Mas buscadlas en la inmensi­dad de vuestros corazones, pues en ella se encuentra la llave de todas las puertas.

Y en la inmensidad del corazón están todas las cosas por las que sentís sed y hambre, sea para bien o para mal.

*
*

Un poderoso ejército aguarda vuestra llamada, y ejecutara inmediatamente la menor de vuestras órdenes.

Si se halla debidamente equipado, sabiamente disciplinado y valientemente mandado, podrá saltar eternidades y destruir todas las barreras que se opongan a su ideal.

*

Si está mal equipado, indisciplinado y tímidamente capitaneado, vaga­rá inútilmente o se retirará con presteza ante el menor obs­táculo, arrastrando tras de sí la más negra derrota.

*
Y ese ejército no es otro, ¡oh, monjes!, que esos dimi­nutos glóbulos rojos que están ahora, silenciosamente, cir­culando en vuestras venas; cada uno de ellos es un milagro de fuerza, cada uno de ellos es un registro completo y exacto de toda vuestra vida y de toda Vida, en sus más ínfi­mos pormenores.

*

Este ejército se reúne en el corazón, y desde el corazón se despliega.

Por eso, el corazón es tan famoso y tan reve­renciado.

De él brotan lágrimas de alegría y de tristeza. En él se precipitan vuestros temores de vida y de muerte.

Vuestras ansias y deseos son el armamento de ese ejército.

Vuestra mente es la que lo disciplina.

Vuestra voluntad su instructor y comandante.

*
Cuando seáis capaces de equipar vuestra sangre con un Deseo-Director que silencie y sobrepase todos los deseos, y entreguéis a un Pensamiento-Director la disciplina, y encarguéis a una Voluntad-Directora el entrenamiento y el mando, entonces veréis realizado ese deseo.

*

*

¿Cómo alcanza el santo su santidad, sino eliminando de su corriente sanguínea todo deseo y todo pensamiento incompatible con la santidad, para después dirigirlo con una resuelta voluntad a no buscar más que la santidad?

*

*

En verdad os digo que todo deseo, todo pensamiento y toda voluntad santos, desde Adán hasta hoy, correrán a ayudar al hombre así inclinado a alcanzar la santidad, pues en todas partes las aguas buscan siempre el mar y los rayos de luz el Sol.

*
*

¿Cómo ejecuta el asesino sus planes, sino excitando su sangre hasta que ésta adquiera una sed insana de asesinato, y reuniendo las células de esta sangre en filas cerradas bajo el látigo de un pensamiento director asesino, y capitaneado por una incansable voluntad de asestar el golpe mortal?

*

En verdad os digo que todo asesino, desde Caín hasta hoy, correrá sin que sea llamado, para dar fuerza y firmeza al brazo del hombre que está embriagado por el asesinato, pues los cuervos siempre se asocian con los cuervos y las hienas con las hienas.

*

*
Orar, pues, es infundir en la sangre un Deseo-Director, una Voluntad-Directora. Es, pues, afinar el yo para que quede en perfecta armonía con todo aquello por lo que oráis.

*
*

 La atmósfera de este planeta, reflejada con todos sus pormenores dentro de vuestros corazones,

está henchida por los errantes recuerdos de todas las cosas que presenció ella desde su nacimiento.

No existe ninguna palabra o acción, ningún deseo o anhelo, ningún pensamiento pasajero o sueño transitorio, ningún aliento de hombre o animal, ninguna sombra, nin­guna ilusión que no haya registrado en ella, hasta hoy, su curso místico, y así se hará hasta el fin de los tiempos.

Afinad vuestro corazón con cualquiera de ellos y él cierta­mente se apresurará a tañer las cuerdas así templadas.

*

**
Para orar no precisáis tener lengua ni labios,

sino un corazón silencioso y despierto,

un Deseo-Director, un Pensamiento-Director y, por encima de todo, una Voluntad-Directora que no dude ni titubee;

pues las palabras nada valen si el corazón no está presente y despierto en cada sílaba.

Y cuando el corazón está despierto y pre­sente, es mejor que la lengua duerma o se esconda tras los labios cerrados.

*

*
Tampoco necesitáis templos para orar en ellos.

*
Quien no pueda encontrar un templo en su corazón, jamás encontrará su corazón en un templo.

*

*

Yo os digo estas cosas a vosotros y a los que son como vosotros, pero no a todos los hombres, pues la mayoría de los hombres todavía son como náufragos. Sienten la nece­sidad de orar, pero no saben cómo hacerlo.

Sólo pueden orar con palabras, y no encontrarán las palabras si vosotros no las ponéis en sus labios.

Se sienten perdidos y llenos de pavor cuando se les hace recorrer la inmensidad de sus corazones, mas se hallan sosegados y confortados entre las paredes de los templos y entre la multitud de criaturas como ellos.

*

Dejadles erigir sus templos. Dejadles recitar sus ora­ciones.

*
Pero a vosotros y a todos los hombres, yo os ruego que oréis por la Comprensión. Cualquier deseo que no sea éste, jamás será cumplido.

 

Recordad que la llave de la Vida es la Palabra Creadora. La llave de la Palabra Creadora es el Amor. La llave del Amor es la Comprensión. Henchid vuestros cora­zones con ésta y evitad a vuestras lenguas la fatiga de tan­tas oraciones;

*

*

liberad vuestros corazones de la unión con todos los dioses que os esclavizan con dádivas,

que os aca­rician con una de sus manos solamente para golpearos con la otra,

que están satisfechos y son amables cuando los alabáis,

mas llenos de odio y venganza cuando los censuráis,

que sólo os oyen cuando los llamáis,

y que no os dan nada si no les imploráis y que habiéndoos dado, con frecuencia se arrepienten de los dones dados;

cuyo incienso son vues­tras lágrimas,

cuya gloria es vuestra vergüenza.

*
Sí, liberad vuestros corazones de todos estos dioses, para que podáis encontrar en ellos a vuestro Dios único, que habiéndoos henchido de Sí mismo, os saciará para siempre.

 

(Del Libro de Mirdad de Mikahil Naimy, Capítulo 13 – La Oración)

 

Publicado en Bellos escritos. Etiquetas: . 13 Comments »

Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios.

.

.

.

.

.

La Madre nos nutre y cuida.

Me cuesta entender esta frase:

“Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios.”

.

Es dificil  olvidarse de la Madre , de la Diosa :Madre, Materia

.

.
Teilhar (may 1, 1881-ab 10, 1955) escribe en “Escritos Esenciales” unas líneas muy bellas: 
.
 “La Humanidad de mañana, una *super-Humanidad* mucho más consciente, mucha más unánime que la nuestra […] Y en el fondo de nosotros mismos se despierta el sentimiento de que para alcanzar el límite de lo que somos ,no basta con asociar nuestra existencia a una decena de otras existencias escogidas entre los miles de ellas que nos rodean, sino que nos es preciso constituir un bloque con todas ellas a la vez.

..

.

.

.

 Lo que la Vida, a fín de cuentas, nos exige que hagamos para ser, es que nos incorporemos y nos subordinemos a una Totalidad organizada de la que no somos otra cosa, cósmicamente, que sus parcelas conscientes.
.
.
Nos aguarda un centro de orden superior. No simplemente de nuestro lado, sino más allá y por encima de nosotros mismos.

..

.

.

.No se trata solamente de desarrollarse uno mismo-ni siquiera de darse a otro igual a sí_, sino de someter y reducir la propia vida a alguien  mayor que uno mismo.
Dicho de otro modo: ante todo, hay que ser. Luego, amar. Y, finalmente, adorar”
.
.
.
Cuando Teilhar hablaba de “adoración” se refería al Estado  de  Unidad que constituimos  todos; al UNO, a Cristo. Sentir esa Unidad  es sentir Adoración
Jesús de Nazarea en su total Soberanía de Hijo de Dios, dijo: El Padre y Yo , Somos Uno.

.

.

.

Ahora trascribo unas líneas del libro “Yoga  Vasihtha” (Nirvana Prakarana, Sarga XXVI) del cual encontré unas estrofas en la Web http://www.webislam.com/?idt=2805 . Pero aquí copio sólo unas pocas:
.
.
“Deja que la Conciencia Infinita se trague a la mente finita y llegarás más allá de todas las cosas.
Con tu mente unida al Supremo, conocerás el Ser Imperecedero.” 
.

.

Dejarse tragar por la Consciencia Infinita es una forma de adoración , a algo más grande que tu ¿o no? . 
En estas líneas  se expresa  lo mismo que comunicaba Teilhar, cuando decía : “reducir la propia vida a alguien mayor que uno mismo”.
 Sin embargo Pierre Teilhar, te orienta  a conseguir la Unidad, valorando la Materia , luchando “en”  ella, naciendo de  ella;hasta llegar a Cristo: Hijo de Dios, consciente de Sí mismo en el mismo seno de la Materia , de la  Madre, de la  Diosa.;
mientras que en la filosofía Advaita/ Vedanta , siempre se indica  cómo  camino  la renunciación de la Materia, Mundo, Universo aparencial. En éste caso  la idea es : renunciando a aquello que no eres ,quedará lo que si eres, el Ser.
.
.
 

.

Hay que vivir la EXPERIENCIA UNIVERSAL de perderse  para Ser

..

.

.

Volviendo a los pequeños Fragmentos de  “Yoga Vasihtha”  :

.

.

.

.

.

 ” Los sentimientos “Éste soy yo” y “Esto es mío” sólo son mente; cuando son superados, la mente deja de existir y perdemos todo temor.
Las flechas y las espadas producen miedo, pero la flecha que destruye el ego, el dardo de la sabiduría, produce un insospechado valor
.

.

gaviotas

.

La mente toma la forma de lo que contempla; si contemplas con decisión el estado que está más allá del sufrimiento, te sentirás libre de toda duda. La mente tiene que controlarse a sí misma: nadie es capaz de hacerlo en su lugar.
.
.
Lo primero que debes destruir son los condicionamientos mentales provocados por los deseos, y luego debes superar los mismos conceptos de esclavitud y liberación.”
.
.
La semilla de este mundo ilusorio es avidyâ, la ignorancia. Pero cuando no vemos las cosas como tales cosas, es decir, cuando no las determinamos como objetos, esa ignorancia es idéntica a la verdad.

.

.

El poder que crea este mundo ilusorio y lo conserva en movimiento son las tendencias psicológicas o vâsanâs.

.

.

Este mundo está hueco y sin substancia, como una caña de bambú. Si prescindimos de Brahman (el Ser) no puede ser comprendido como mundo.
.
.
“Estas tendencias mentales sólo tienen una existencia momentánea, pero parecen permanentes porque fluyen sin cesar como un río. Parecen reales porque son capaces de ocultar la verdadera realidad.”

.

.

“Esta ignorancia de las tendencias mentales es la única responsable de la percepción de la dualidad sujeto-objetiva, porque ella es quien imagina la errónea división de la percepción en estos dos términos. “
.
.
“Todo lo que existe, desde el creador Brahmâ hasta una hoja de hierba, es el Ser; la ignorancia también es ser o, en caso contrario, es irreal e inexistente.
.
.
.
 No hay ni siquiera una segunda cosa que podamos llamar mente. En el mismo Ser se encuentra el velo o môha, que crea la polarización del sujeto y el objeto, y en ese momento la conciencia infinita aparece como mente.”

.

.

.” Ese velo es un pensamiento, una intención, una idea en la Conciencia Infinita, pero también es el Ser, pues en caso contrario no podría producir ningún efecto”.
.

.

gaviotas.

.

..

.

.

.

.

“Pensando que estamos perdidos, nos dirigimos hacia la perdición,
y pensando que estamos liberados, vamos hacia la felicidad, que es la conciencia, Chit.”
.
.

gaviotas


.
.
“Cuando la idea de ignorancia se mantiene en la mente, la ignorancia se consolida y aumenta; pero cuando se realiza el Ser, la ignorancia se disuelve.” 
.
.
 Lo que existía entonces y existe ahora, es Brahman absoluto; su contemplación proporciona la Paz porque este Brahman es Paz. En ningún momento y en ningún lugar deberíamos ver otra cosa”
.
” Aunque cuerpo y âtman parecen existir juntos, no son inseparables; cuando el cuerpo muere, âtman no muere”. 
.
 el cuerpo encarnado que experimenta el sufrimiento puede denominarse mente, ignorancia, jîva o vâsanâs, o, si lo prefieres, conciencia individualizada.”
.
” La mente es la única responsable de todas las acciones o karmas, y también la que experimenta los resultados de gozo o sufrimiento que éstas originan”

.

.

.

.

..
.“Te describiré, querido Râma, los siete niveles o planos de la sabiduría, para que no caigas nunca más en la ilusión.
.
1)    “El deseo de conocer que he nombrado en el primer nivel es cuando uno piensa: “¿Por qué debo continuar siendo un loco? Buscaré hombres santos y escrituras y cultivaré el desapego del mundo objetivo”.
2).Después, uno se compromete en la práctica de la investigación del propio yo.

.

.

3)De todo esto brota el desapego y la mente se vuelve sutil y transparente: éste es el tercer nivel.
4).Después de practicar estos tres, surge en el buscador un rechazo natural hacia los placeres sensibles y ese es el establecimiento en la verdad, que es el cuarto estado o nivel.
.
.
5).Cuando todos estos han sido cubiertos, se produce un desapego total, y, al mismo tiempo, la convicción en la naturaleza de la Verdad, que es el quinto nivel.

.

.

.6))En ese punto, uno se introvierte en el propio Ser y cesa la percepción de la diversidad objetiva, . 

.

.

7).“Después de esto ya no existe el soporte individual subjetivo, no hay diversidad objetiva y el autoconocimiento se produce de modo natural e ininterrumpido:
éste es el séptimo nivel trascendental. Es el estado de los que están liberados en vida o jîvan mukta. Más allá de esto, está el nivel del que ya ha trascendido el cuerpo o videha mukta”
.
.
Los hombre superiores que ascienden estos siete planos de la sabiduría son los santos. Están liberados y no caen en el lodo de la felicidad y el sufrimiento
.
. Están introvertidos en el ser y no necesitan de nadie para ser felices.” 

.

Aquí entiendo que Viven la Unidad, y ésta es Plenitud y  Completitud.

.

.

Los que han alcanzado los planos más elevados de conciencia son llamados, con todo derecho, mahâtmas o grandes hombres.
Son dignos de adoración; un emperador es una miserable hoja de hierba comparado con ellos, porque ellos están liberados aquí mismo 

.

.

.

.

.

..

.

.

Y unas últimas palabras de Pierre Teilhard:

.

.

.

.

Pierre Teilhard de Chardin.

.

.

 “Señor, me tocas, en la medida en que éste Universo refluye e influye sobre mí bajo tu influencia .
En un sentido verdadero, los brazos y el Corazón que me abres son nada menos que todas las fuerzas del Mundo juntas, las cuales, penetradas hasta el fondo de ellas mismas por tu voluntad, tus gustos, tu temperamento, se repliegan sobre mi Ser para formarlo, alimentarlo, arrastrarlo has los ardores centrales de vuestro Fuego.
En la Hostia, Jesús , lo que me ofreces es mi propia Vida.

.

.

.

Sólo puedo responder con una total aceptación: viviendo y muriendo , en ningún momento dejaré de avanzar en Ti.

.

.

Ahora estoy segurísimo. Ni la Vida, cuyos progresos aumentan el contacto que sobre mí tienes;
ni la muerte, que me entrega en tus Manos; ni las Fuerzas espirituales, buenas o malas, que son tus instrumentos vivos; ni  las energías de la Materia, en donde te has sumergido.

.

Nada de todo ello podrá separarme de tu Amor sustancial, puesto que todo ello no es más que el velo, las “especies” bajo las cuales me tomas para que yo pueda tomarte.

.

.

En verdad ,Señor, si tan sólo quisiera amar a un hombre, ¿no me volvería, acaso, hacia esos que me has dado en la seducción de su florecer presente? Madres,hermanos, amigos, hermanas,
¿no los tenemos irresistiblemente amables en torno a nosotros?  ¿Por qué ir a solicitarlos en aquella Judea de hace dos mil años?…
No; por lo que clamo, como todos los demás seres, con el grito de mi vida entera y aun con toda mi pasión terrena, es por algo distinto de un semajante a quien amar; es por un Dios quien adorar.

.

.

.

Adorar, es decir, perderse en lo insondable, hundirse en lo inagotable, pacificarse en lo incorruptible, absorberse en la inmensidad definida , ofrecerse al Fuego y a la Transparencia, aniquilarse consciente y voluntariamente a medida que se tiene más consciencia de uno mismo,
darse a fondo a aquello que no tiene fondo. ¿A quién podemos adorar?

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

El Espíritu Santo

 *

*

*

 HIJAS DEL MAR

 

 

El Eterno, para que no nos perdiéramos en esta aventura, 

 mandó, desde el mismo momento del nacimiento del mundo,

al Espíritu Santo para alumbrarlo; así pues ,

Éste acompaña desde entonces, toda la eclosión de fuegos artificiales que es  el mundo.

El mundo que proyecta el ego es imperfecto ;

no podría ser de otra forma, siendo que el ego es un programa limitado por tu piel ,

con “ciertas” características, y subrayo “ciertas”  porque evidentemente  ningún ego  contiene en sí la totalidad de talentos o dones, sino solamente “ciertas” características que caracterizan el programa que lo separa de “otro programa diferente”.

  El ego dividido en múltiples individuos a través del Planeta , 

responde a la limitación,

ya que siempre percibe separación en la Vida Una ,

una separación basada en la piel ya sea humana ,vegetal o mineral.

No ve más allá de ésta piel, no Ve la misma Vida que se expresa y Comunica en todo.

*

*

Es muy curioso que aunque sólo haya un ego en el mundo ilusorio que percibimos,

éste ego se sienta tan sólo y separado, y es que no se da cuenta que sólo se ve a sí mismo en imperfección , cree que ve a muchos diferentes a él.

*

Sólo hay un ego y es mentira; sólo hay un Hijo de Dios y es Verdad.

No mires la imperfección porque sólo verás al ego y es falso.

*

Al perdonar ese ego: personaje ilusorio que ves separado de ti,

inmediatamente , te has perdonado a ti mismo (el ti mismo ilusorio)

El ego -mediante el perdón- va  desapareciendo de tu percepción, hasta que sólo queda el Hijo de Dios que Es ,

Eternamente ante ti, y en ti

.

.

 MAPA MUNDI

.

.

El Espíritu Santo es “UNO” .

En Él no hay división sino compleción o plenitud.

No hay que repartir cualidades o bondades entre muchos , pues todas están en Él;

de hecho sea  quién sea dónde enfoca su mente,

sólo se ve a Él mismo en perfección, 

y se ama eternamente.

*

*

Es un gran Instrumento de unión que nos otorgó el Padre  para que nos diéramos cuenta de lo que Somos:

El Reino de los Cielos, El Hijo de Dios.

*

*

Aunque El Espíritu Santo o –como antiguamente se le denominaba, dada su cualidad femenina (Espíritu de Dios insuflado en la Materia) la Espíritu Santa– utilice el tiempo y las proyecciones del “ego” para enseñarnos a pensar y percibir ,
no por ello cree en el tiempo;
al contrario ,sabe que no es real y que sólo es un instrumento del “ego” para perpetuarse en la “realidad virtual” , 
en la cual –¡cómo no!-
tiene que haber obstáculos y problemas que resolver ,

hecho que  le da identificación dentro de la red  ilusoria.

*

*

 

 El Espíritu Santo nos  enseña a percibir solamente lo Real que hay ahí fuera ,
esto es, nos enseña a vernos  en el “otro”;
a ver la Realidad del “otro”  que es nuestra misma Realidad. 

 

  Parece complicado , pero no lo es:

el otro”  fue fabricado por el “ego”,

y realmente no existe como ser separado de nosotros mismos ,

sino como proyección de todo aquello que no admitimos en nosotros:

nuestra culpa, nuestro odio, nuestro miedo.

 Construimos un mundo a nuestra medida,

lleno de “otros” para culparlos de nuestras desdichas,

siendo nosotros la víctima inocente

 *

*

La mayor de todas las falsas creencias es la culpa.
Y siempre culpamos a otro de tenerla; Esto nos separa de él, pero sobre todo de la “culpa” en la que “creemos” , siendo que no existe Realmente.

Cuando amamos nos reconocemos en “el otro” : Unidad
cuando odiamos, proyectamos lo que no admitimos en nosotros en el “otro”: separación
 
Hoy en día se habla  mucho del hecho de “aceptar nuestras sombras” para así poder evolucionar ; bien , ¿y qué hay de lo que ya Somos? .
Lo Auténtico o Real es el SER que Somos ,
y Éste ya está aquí AHORA, ya lo Somos.

 Las sombras pertenecen al mundo ilusorio o no real ,

Y el Ser Es eternamente  en todos nosotros AHORA , Realmente.

*

Aceptar las sombras es saber que son programas del mundo virtual (proyecciones) ,

y no hay que luchar contra ellas , pues al ser ilusiones no son reales.

En la lucha les damos realidad para nosotros.

En la aceptación las anulamos , ya que el amor hacia el Ser que habita todo,

no deja lugar ni tiempo a sombras ilusorias.

 

*

*

*

 

*

.

*

*

 

.

.

.

.

El Amor de Dios

*
*
*
*
016
*
*
*

Sólo conozco el  Amor de Dios que me regalaron mis hermanos,

y en estos también incluyo  animales y plantas.

Sin el abrazo , sin la mirada abierta y directa a tu esencia,

sin la comunicación hablada o escrita sincera,

sin ello, sin ellos , no conozco el Amor. 

*

Últimamente he leído que Dios no tenía nada que ver con este mundo,

y que éste último  era una proyección mental :

nuestra proyección , la del Hijo que se cree separado de Dios;

y ante esto me pregunto qué es entonces el Amor que siento que me regala mi gata o el abrazo de una amiga?

*

¿No son Amor de Dios manifestado a través de la Materia o  Medio Divino (para Pierre Teilhard)?

*

Cuando uno lo está pasando mal se pregunta: dónde están los ángeles?

y en verdad si no hay un hermano/a  cerca te puedes sentir muy sólo.

*

Teóricamente, entiendo que la vida en el mundo es una película;

  Cada especie ve la película según sus limitaciones perceptivas (dependientes de sus sentidos)

y psíquicas o intelectuales (dependientes de su sistemas nerviosos)

*

Aún así , a pesar de la múltiple proyección,

más allá , más profunda,  y más presente conforme ampliamos nuestras consciencias, está la Realidad:

lo inmutable, lo eterno, la Vida, el Padre, y el Hijo: Cristo.

*

*

El Cristo despierto y creativo , siempre amante y eternamente Vivo. 

El que necesito sentir en mi Corazón y al que no alcanzo aún por hallarme perdida en la película.

*

*

*

*