La Respuesta a tus Oraciones… “los otros”

*

*

Si quieres tener la certeza de que tus oraciones son contestadas ,

nunca dudes de un Hijo de Dios.

Si quieres conocer a Dios y Su Respuesta cree en mí cuya fe en ti es inquebrantable..

¿Cómo ivas a pedirle algo al Espíritu Santo sinceramente, y al mismo tiempo dudar de tu hermano?

Cree en la veracidad de sus palabras por razón de la verdad que mora en él.

Te unirás a la verdad en él,

y sus palabras serán verdaderas.

Al oírlo a él me oirás a mi.

Escuchar la verdad es la única manera de poder oírla ahora

y de finalmente conocerla.

*

*

El mensaje que tu hermano te comunica depende de ti.

¿Qué te está diciendo?

¿Qué desearías que te dijese?

Lo que hayas decido acerca de tu hermano determina el mensaje qué recibes.

*

Recuerda que el Espíritu Santo mora en él, y Su Voz te habla a través de él.

¿Qué podría decirte un hermano tan Santo excepto la verdad?

Mas ¿le escuchas?

*

Es posible que tu hermano no sepa quién es , pero en su mente hay una luz que sí lo sabe.

El resplandor de ésta luz puede llegar hasta tu mente,

infundiendo verdad a sus palabras

y haciendo posible el que las puedas oir.

Sus palabras son la respuesta que el Espíritu Santo te da a ti.

*

*

¿Es la fe que tienes en tu hermano lo suficientemente grande cómo para permitirte oír dicha respuesta?

*

*

No puedes rezar sólo para ti , de la misma manera en que no puedes encontrar dicha sólo para ti.

La Oración es la re-afirmación de la inclusión dirigida por el Espíritu Santo de acuerdo con las leyes de Dios.

En tu hermano reside tu Salvación

El Espíritu Santo se extiende desde tu mente a la suya, y te contesta.

*

*

No puedes oir la Voz que habla por Dios sólo en ti, porque no estás solo.

*

No podrás  saber la confianza que tengo en ti a no ser que la extiendas.

¿Habría creado Dios una Voz que fuese sólo para ti?

¿Cómo podrías oír Su Respuesta excepto cuando el Espíritu Santo responde a todos los Hijos de Dios?

Oye de tu hermano lo que quisieras que yo oyese de ti,

pues tú no querrías que yo fuese engañado.

*

*

*

Al igual que Dios , yo te quiero por razón de la verdad que mora en ti.

Tal vez tus engaños te engañen a ti, pero a mí no me pueden engañar.

Puesto que sé lo que eres, no puedo dudar de ti.

Oigo sólo al Espíritu Santo en ti,

Quien me habla a través de ti.

Si me quieres oír , oye a mis hermanos en quienes la Voz que habla por Dios se expresa.

La respuesta a todas tus oraciones reside en ellos.

Recibirás la respuesta a medida que la oigas en todos tus hermanos.

No escuches nada más, pues de lo contrario, no estarás oyendo correctamente.

*
*
*

Te contestarán si aprendes a pedirles solamente la verdad.

No pidas bendiciones sin bendecirlos,

pues sólo de esta manera puedes aprender cuan bendito eres.

Al seguir este camino estarás buscando la verdad en ti.

Esto no es ir más allá de ti mismo, sino hacia ti mismo.

Oye únicamente la Respuesta de Dios en Sus Hijos,

y se te habrá contestado.

*

*

*

No creer es estar en contra, o atacar.

Creer es aceptar, y también ponerse de parte de aquello que aceptas.

*
*

Creer no es ser crédulo, sino aceptar y apreciar.

No puedes apreciar aquello en lo que no crees ni puedes sentirte agradecido por algo a lo que no le atribuyes valor.

*

*

*

Por juzgar se tiene que pagar un precio porque juzgar es fijar un precio.

y el precio que fijes es el que pagarás.

*
*
*

Las Leyes de Dios son siempre justas y perfectamente consistentes.

Al dar, recibes.

Pero recibir es aceptar, no tratar de obtener algo.

*

*

*

Así pues, sólo puedes pedirle algo al Espíritu Santo dándole algo , y sólo puedes darle algo allí donde lo reconoces.

*

Si reconoces al Espíritu Santo en todos, imagínate cuánto le estarás pidiendo y cuánto habrás de recibir.

*
*

Él no te negará nada porque tú no le habrás negado nada a Él,

y de este modo podrás compartirlo todo.

Ésta es la manera y la única manera, de disponer de Su respuesta

porque Su respuesta es lo único que puedes pedir y lo único que puedes desear.

Dile, pues, a todo el mundo:

*

Puesto que mi voluntad es conocerme a mí mismo,

te veo a ti cómo el Hijo de Dios y como mi Hermano.

*

*

*

*

 

 

*[

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: