Cuento Taoísta sobre la salud

.

.

.

.

burne6

.

.

.

 

 

 

“Según cuenta una vieja historia, un noble de la antigua China preguntó una vez a su médico, que pertenecía a una familia de sanadores, cuál de ellos era el mejor en el arte de curar.

.

.

 

El Médico, cuya reputación era tal que su nombre llegó a convertirse en sinónimo de “ciencia médica” en China, respondió:

.

.

 

“Mi hermano mayor puede ver el espíritu de la enfermedad y eliminarlo antes de que cobre forma, de manera que su reputación no alcanza más allá de la puerta de casa.

.

.

 

 

El segundo de mis hermanos cura la enfermedad cuando todavía es muy leve, así que su nombre no es conocido más allá del vecindario.

.

.

 

 

En cuanto a mí, perforo venas, receto pociones y hago masajes de piel, de manera que de vez en cuando, mi nombre llega a oídos de los nobles”

.

.

.

.

.

 

 

 

2 comentarios to “Cuento Taoísta sobre la salud”

  1. Franliz Says:

    Masira: el ESPIRUTU tiene la virtud de CONOCER a los tres medicos; la enfermedad tambien los conocera, pero los SANOS no tienen NECESIDAD de medico. Masira que tan esTAO.

    Me gusta

    • Masira Says:

      Hola , Franliz 🙂 Me a legra verte de nuevo, y que me des pie a reflexionar.Cómo bien dices, el ESPÍRITU tiene el Conocimietno completo

      Lo entiendo así: el hermano mayor Es Amor y actúa extendiendo Amor, de tal manera que en su Reino no cobra forma ninguna enfermedad, siendo ésta inexistente. El Amor se extiende sólo a Sí Mismo y en esa extensión Se Conoce perfecto.

      El segundo hermano es un canal o puente entre el Amor y la fisicalidad (la mente), por ello cuando surge un problema o error en la fisicalidad deja que actúe la energía correctora a través de él. Pero él no se siente identificado cómo el que cura, simplemente está disponible.

      El tercero es el “ego” y actúa en “su” mundo , dónde la enfermedad (hija de la culpa y el pecado) campa a sus anchas. Sus herramientas de curación son las recetas mágicas de éste mundo denso, las cuales le otorgan realidad a él (ego) y su mundo. Curiosamente ninguno de los dos (ni el médico ni su mundo) son REALES, por lo que lucha incesamente por la identificación cómo individuo: fulanito o menganito , dando cancha a múltiples problemas , guerras y circunstancias dónde el ego es requerido y, conocido incluso , en casa de los nobles.

      Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: