Juzgar es identificarte con el juego

.

.

.

.

.

Es dificil hayar el centro armónico, dónde vives  consciente de que eres también aquel que te daña; pero ¡ojo! sin identificarte con su personalidad. 
 Cuando llega la tristeza o el dolor, por percibir el engaño en un hermano,  es dificil saberse uno con él; sobretodo, cuando la mentira ocasionada por el “miedo, disfrazado de  soberbia”, te ha pillado de sorpresa .  Te dices : “¿cómo es posible algo así?  Que pena me da”  y talmente parece que nada tiene que ver con tu sentir, con lo que tú eres, te sientes víctima y juzgas  al   “otro”  victimario. Te ves separado de tal fealdad, de tal grado de sinverguencería.

.

.

¿Entonces, dónde están las indicaciones de la filosofía que has aceptado (libremente) cómo camino al Conocimiento o Verdad? ¿Las aplicas a lo que acontece ,respecto al hermano que te decepcionó?

.

Te desanimas

.

Tendemos a creer que es a la persona (apariencia , jugador, cuerpo , características psicológicas del jugador) a la que nos tenemos que sentir unidos al 100% (esto es, uno con él)  pero esto no es así. En realidad , la persona que nos daña sólo es un programa virtual , por tanto no existe ¿cómo vamos a estar unidos a algo que no existe?  Es al Hermano perfecto que hay detrás de la apariencia al que podemos  mirar , y lo vemos  cuando perdonamos  la apariencia, cuando no juzgamos la apariencia. 

.

Las apariencias son hijas de la genética y las circunstancias; las dos cosas-genética y circunstancias- pueden ser manipulables. 

.

.

Creo que podemos ser libres, podemos  vivir sin juzgar.  Podemos planteárnoslo cómo reto: no  juzgar.

.

.

¿De qué nos ha servido juzgar a lo largo de toda la Historia del hombre en la Tierra?  ¿Hemos resuelto algún problema?  ¿Tal vez el hambre en el mundo, la enfermedad, la desigualdad social, el sufrimiento gratuito,etc?
.
NO
.
.
 
.

Pero no juzgar no es callar nuestro sentir ante las circunstancias: podemos decir cómo nos sentimos ante una acción, sin condenar la acción ni a la persona que aparentemente  la realizó, sin hacer juicio . Normalmente estos juicios  vienen  determinados por un “término” ; en el pasado , ejemplos de estos términos  condenativos  fueron : bruja, inquisidor, nazi, fariseo; y hoy son  : nueva era, reptilianos, oscuros ,etc

.

.

Hay que tener cuidado , podemos sincerar nuestros sentir ante hechos que  nos oprimen , sin por ello caer en el juicio y condena al “otro”. Estos juicios nos identifican con el juego, con la realidad virtual, y ésta es manipulable.  Sin embargo , con el perdón a la apariencia , debilitamos los hechos virtuales al no ofrecerles ni emoción ni energía; morirán sin nuestra consciencia hasta que sólo quede lo que ES.

.

.

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: